Derecho y Criptomonedas. Necesidad de regulación normativa.

Ya es de público conocimiento la disrupción que ha provocado el ingreso a nuestras vidas de la tecnología Blockchain. Bitcoin es una de las bondades que esta tecnología pudo engendrar, revolucionando muchos ámbitos de conocimiento tales como la Economía, Finanzas, Informática, Contabilidad, Derecho, solo por nombrar algunas.

La aparición de las criptomonedas nos ponen en un momento de la historia donde probablemente vivamos un nuevo giro copernicano. ¿De qué manera? Desplazando progresivamente el uso de la moneda fiduciaria; descentralizando las operaciones dinerarias y bursátiles; globalizando las emisiones de monedas; en fin, empoderando a las personas. Lo mismo se puede decir de la tecnología donde reposan la mayoría de estas monedas virtuales. Son innumerables los posibles usos de la cadena de bloques: piénsese cómo sería el mundo si estos usos fueran direccionados hacia objetivos que tengan como fin mejorar la calidad de vida de los seres humanos (y porqué no la biodiversidad en general).
Para ilustrar lo precedentemente dicho, podemos pensar en cadenas de bloques que controlen, gestionen y administren recursos naturales (V.gr.: madera, agua, metales, etc.); alimentos; recursos humanos de la administración pública; la voluntad popular en los comicios; información sanitaria de los habitantes de un país (V.gr. historia clínica); base de datos del servicio de justicia; etcétera. Las posibilidades parecen no agotarse.

Fuente: Telemática

Desde la óptica jurídica, sabemos que los hechos anteceden a las normas. La disrupción tecnológica precedentemente citada pone a los juristas ante un nuevo fenómeno jurídico, un campo relativamente virgen. Falta doctrina, jurisprudencia y regulación acorde a las circunstancias. Sobran lagunas de derecho.
Si bien hay alguna normativa que regula parcialmente algunos efectos del uso de las criptomonedas, como así tambien normas de fondo o sustanciales que se aplicarían analógicamente llegado el caso, la realidad es que la necesidad de una regulación es inminente. Piénsese las lagunas o reglas no tan claras que hay en las distintas disciplinas del derecho. A modo de ejemplo:

Derecho Civil: análisis de la naturaleza jurídica de las criptomonedas en primera medida, para saber como actuar en el caso concreto.
Derecho Penal: ciber-delitos, fraude de empresas o particulares que llevan a cabo ofertas iniciales de moneda (ICO), etc.
Derecho Penal Tributario: evasión fiscal, clases de contribuyentes, lavado de dinero (en ésta última si bien la UIF -Unidad de Inteligencia Financiera- tomó cartas en el asunto, se debería rever la temática luego de una regulación omnicomprensiva), etc.
Derecho Societario: composición de capitales sociales con criptomonedas, etc.
Derecho Bancario: control sobre entidades financieras relacionadas con criptomonedas, reservas en criptomonedas, tipificación, etc.
Derecho Internacional: conflictos sobre criptomonedas entre personas humanas o jurídicas de dos o más Estados, adopción y/o adecuación de modelos internacionales, etc.

La lista podría extenderse, pero en honor a la brevedad queda relativamente explayado el panorama. Dejar las cosas como están implicaría dejar desprotegido al usuario de estas criptomonedas ante una eventual lesión de sus derechos. No obstante, es apropiado el aforismo que dice “para aprender a correr, hay que aprender a caminar” para ilustrar como deberíamos encarar una regulación normativa. Antes de entrar de lleno a su regulación (ardua tarea), comprensiva de todos los ámbitos de aplicación, sus matices y bemoles, es menester establecer presupuestos mínimos que sirvan como norte a la hora de regular omnicomprensivamente la temática de las criptomonedas.

Fuente: CriptoNoticias

Tales presupuestos mínimos deberían estar conformados por: los principios filosóficos que subyacen y dieron luz a las criptomonedas (y en consecuencia, a la tecnología Blockchain); delimitación de competencias (materia federal), jurisdicción, ámbito de aplicación, órgano de control, etc. Es importante empezar por este tipo de pasos, para conformar la piedra angular sobre la cual recaerá la futura y necesaria regulación normativa y sus pusibles complementaciones.

En conclusión, se necesita inexorablemente una regulación que contemple los presupuestos mínimos, para en un futuro no muy lejano poder ir contemplando, jurídicamente, más efectos a la par que evoluciona esta revolución criptomonetaria para no dejar desprotegido al usuario ante una lesión de sus derechos, por una parte, y para permitir un fluido avance del ingreso de la tecnología Blockchain a nuestras vidas, por la otra.

Author Profile

Alexis Zeballos
Alexis Zeballos
Tags:
2 Comentarios
  1. Guillermo Toledo
    Guillermo Toledo 11 meses

    Muy bueno… las leyes van por detrás de los avances ojalá los encargados de las mismas vean lo importante de estos avances y generen una legislación acorde a los mismos y no una reglamentación con fines de “recaudación” para el fisco…

  2. RED CODEWALL
    RED CODEWALL 10 meses

    Muy cierto, las leyes necesitan ir junto con los avances, estan retardadas en muchos aspectos.

Contesta

Social BlockChain 2018©

Yes No

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account